viernes, 30 de enero de 2015

Potaje de cuaresma con bacalao y espinacas

 Este plato que os traigo hoy es todo un clásico de la semana santa, "el potaje de vigilia o cuaresma" el cual incluye dos de los ingredientes mas consumidos en esas fechas como son el bacalao y las espinacas, es un potaje que se consume habitualmente los viernes de cuaresma en España debido a la prohibición religiosa de comer carne durante ese periodo. Es un plato completo ya que tanto los garbanzos como el bacalao aportan la proteína necesaria.
Ya se que aun quedan dos meses para la semana santa pero es un potaje que suelo prepararlo a menudo sobre todo en invierno ya que en casa gusta mucho y además cuando lo hago aprovecho para hacer una gran cantidad y luego lo congelo en fiambreras individuales y cuando nos apetece lo voy sacando y esta aun mas rico jejeje, es muy sencillito de elaborar así que hay os dejo la receta espero que os guste.
 
INGREDIENTES (para 6 personas ):
- 1/2 kilo de garbanzos ( puestos en remojo la noche anterior ).
- 1 kilo de espinacas.
- 200g de bacalao desalado ( yo lo use congelado de mercadona ).
- 2 cebollas pequeñas.
- 6 cucharadas soperas de aceite de oliva.
- 1 hoja de laurel.
- 1/2 cabeza de ajo ( partida por la mitad ).
- 1 diente de ajo.
- 1 cucharadita rasa de pimentón dulce.
- perejil.
- 1 tomate grande ( yo use de lata entero ).
- 1 cucharada sopera de harina.
 - sal.
 
ELABORACION:
La noche antes de hacer el potaje pondremos los garbanzos en remojo.  Cuando se vaya a hacer el potaje se lavan muy bien los garbanzos y se ponen en una olla con agua caliente ( pero no hirviendo ), con la 1/2 cabeza de ajo entera, la hoja de laurel y una cebolla pelada y entera. si vamos a usar olla rápida dejaremos cocer unos 20 minutos, si no es así coceremos los garbanzos 2 horas y media a fuego medio.
Cuando estén tiernos los garbanzos incorporamos el bacalao en trozos no muy pequeños ( que si no se deshacen ).
Lavamos muy bien las espinacas, quitamos los tallos y las echamos en la olla, dejamos cocer unos 8 minutos.
 
 
Ponemos el aceite a calentar en una sartén  y freímos en ella la cebolla pelada y muy picada, sin que tome demasiado color  ( 10 minutos ), añadimos entonces el tomate cortado y sin pepitas, refreímos un poco hasta que el tomate este echo y agregamos la harina, removemos bien un par de minutos  y apartamos del fuego para añadir el pimentón, mezclamos todo muy bien y lo pasamos por la batidora, echamos todo en la olla de los garbanzos y probamos de sal ( rectificamos si hace falta ).
En un mortero machacamos el perejil junto al diente de ajo y añadimos una cucharada sopera del caldo de la olla, removemos y volvemos a echarlo a los garbanzos.
Dejamos cocer unos 15 minutos y listo.
Podemos ponerle un huevo cocido picadito una vez se haya servido en el plato.
 
 
 
 








 










6 comentarios:

elena enlacocina dijo...

ayyyyyy lo que me guata a mi este potaje, que rico!! me quedo por tu blog para seguir recetas como esta ;) besitos!

Como agua para chocolate-myriam dijo...

No hay potaje más bueno para mí que este. Me trae muchos recuerdos de la niñez. Me encantó recordarlo. Un beso.

Libertad dijo...

y yo encantada de que te quedes Elena, besitos guapa.

Libertad dijo...

Me alegra haberte traído tan buenos recuerdos, besitos Myriam.

INMA MAQUITO dijo...

Estos potajes me encantan ahora en invierno viene muy bien yo tambien congelos y ya tengo la comida de otro dia besitos

María dijo...

Mi querida amiga, aqui tambien se hace en semana santa, pero a mi me encanta hacerlo en invierno por que es un plato de esos ricos que calientan el cuerpo, y a ti te ha quedado de cine. Mil besicos mi cielo